Una ventana al Monte que ya no es

Érase una vez un solo bosque, desde aquí hasta Ered Luin, y esto no era sino el extremo oriental ¡Aquellos fueron grandes días! Hubo un tiempo en que yo pude caminar y cantar el día entero, y no oír otra cosa que el eco de mi propia voz en las cuevas de las colinas. Bárbol …

Read more