Blog

Cotingas: entre Cuervos y Sombrillas

Cotingas: entre Cuervos y Sombrillas

Cephalopterus_glabricollisPZS1850P20B

¿Quiénes son las Cotingas?

De entre todos los grupos de aves que se han desarrollado en el continente americano, tal vez uno de los más impresionantes es la familia Cotingidae, que con 65 especies extendidas por el neotrópico, son cada una de ellas un ejemplo increíble de adaptación a la vida en las regiones que estas sesenta y cinco maravillas aladas habitan.

Los miembros de esta familia son tan diversos que pueden ir desde la rarísima Rara (Phytotoma rara) que lleva en su nombre la extrañeza de sus características y comportamiento, pasando por los estrafalarios Gallitos de las Rocas (Rupicola rupicola y Rupicola peruvianus) y sus complejos sistemas de cortejo, hasta las brillantes Cotingas del género Cotinga que dan nombre a toda la familia, y que sin duda son hermosas, pero quedan empequeñecidas, en mi opinión, frente a la excentricidad de formas y comportamientos que otros miembros de esta familia poseen.

En mi reciente viaje a Costa Rica, tuve la oportunidad de observar una de estas cotingas «raras» que si bien no posee los estridentes colores de algunos de los otros representantes de la familia, si tiene características particulares que nos abren la puerta para hablar de dos miembros de este grupo: los cuervos fruteros y los pájaros sombrilla.

Selva tropical en el Parque Nacional Tortuguero, Costa Rica

Cuervos que no lo son

Querula purpurata hembra, es fácil ver porqué se les nombra «Fruitcrow»

Mientras observaba aves desde el comedor de Pachira Lodge, dentro del Parque Nacional Tortuguero, vi un punto oscuro que se acercaba volando entre el alto dosel de la selva tropical, desde lejos podía ser cualquier cosa: una oropéndola, un carpintero, un tucán incluso, pero cuando aquella ave estuvo lo suficientemente cerca, se hizo evidente el brillo púrpura de su garganta, contrastado con el plumaje todo negro.

Aquello era una Querula purpurata, un ave que yo tenía muchísimas ganas de ver. Después de la sorpresa inicial, observé como la Querula se detenía en un alto árbol de higuera y comenzaba a comer; a muchísimas aves en los trópicos les encantan las higueras, y parecía que este renegrido visitante no era la excepción.

Lo que yo tenía frente a mí era la única especie que posee el género Querula, una cotinga que ha recibido diferentes nombres; en español nos podemos referir a ella simplemente como Quérula Gorjimorada, que es una castellanización de su nombre científico y en inglés se le conoce como Purple-throated Fruitcrow, este último nombre, que podría traducirse como «cuervo frutero» hace referencia a la apariencia similar a un cuervo que posee esta ave, aunque esta similaridad es únicamente superficial pues cuervos y cotingas no están emparentados.

Más allá de su córvida apariencia, la Quérula es un habitante de las selvas lluviosas por excelencia: es un dedicado frugívoro que se mueve a lo largo de las grandes extensiones verdes en busca de árboles frutales para alimentarse, y a consecuencia de ello, es también un natural dispersor de semillas dentro de la selva. Además, a diferencia de prácticamente todos los otros miembros de esta familia, nuestro Quérula es un ave gregaria, anidan en conjunto y es posible ver grupos de cinco a diez individuos alimentándose en los altos árboles selváticos, sus vocalizaciones también son una cacofonía de voces felices que a mi parecer son los sonidos que tu te puedes imaginar que haría cualquier ave exótica de las selvas recónditas.

Algo que parece ocurrir repetidamente en las especies de la familia Cotingidae es la realización de elaborados despliegues de cortejo, y Quérula no se queda atrás en esto: durante la temporada reproductiva, los machos despliegan su gorguera púrpura iridiscente y mueven repetidamente la cola ante las hembras con el fin de atraer su atención. Sin embargo, si hablamos de despliegues de cortejo verdaderamente impresionantes, debemos conocer a nuestro siguiente invitado.

Querula purpurata macho: yo quérula mucho a las Quérulas

el Elvis Presley de la selva

Un pariente cercano de las Quérulas, pero indudablemente más extraño es el Pájaro Sombrilla Cuellinudo (Cephalopterus glabricollis) un ave enorme del interior de la selva a la cual, si tuviésemos que describirla con una sola palabra, sin duda yo escogería «estrafalario» pues basta fijarse en su aspecto para entender el porqué: Un ave del tamaño de un cuervo, con un copete de plumas en la cabeza que haría que el mismísimo Elvis Presley sintiera envidia y un saco de piel desnuda entre pecho y garganta que se infla en los despliegues de cortejo, y recuerda a los sacos y pliegues de pavos y fragatas.

El estrafalario Cephalopterus glabricolis Foto: Marcela Marín

Este sorprendente habitante de los bosques bien conservados es un endemismo de Centroamérica, sus poblaciones se distribuyen principalmente entre Costa Rica y Panamá, está en peligro de extinción debido a la pérdida de hábitat y es uno de los grandes ejemplos de migraciones altitudinales dentro de los trópicos. Pues nuestras Sombrillas voladoras se mueven arriba y abajo de las cordilleras siguiendo las zonas con mayor abundancia de frutas de acuerdo a la estación.

Aunque no me fue posible observar esta especie [una razón más para volver a Costa Rica] los estudios acerca de sus movimientos dentro de las selvas son uno de los grandes referentes al momento de hablar de las migraciones que ocurren al interior de los trópicos, llamadas migraciones intratropicales, y haber estudiado este tipo de movimientos desde hace años me ha hecho admirar mucho a esta increíble cotinga.

Queda poco más que decir en esta pequeña ventana a las Cotingas: son seres increíblemente diversos y algunos de ellos, como las dos especies que exploramos aquí no parecerían de inicio miembros de una familia que es típicamente colorida y brillante, pero detrás de su apariencia se esconden historias fascinantes de adaptación e interacción con las selvas lluviosas del continente americano y definitivamente sus historias son dignas de contarse, estaré esperando con mucha emoción el momento en que pueda volverme a encontrar con la familia más extravagante del trópico: las Cotingas.

Cephalopterus glabricollis mostrando su saco de piel roja Foto: Marcela Marín

Finalmente, un gran agradecimiento a Marcela Marín quien prestó sus fotos de Cephalopterus para ilustrar esta entrada, les dejo su instagram para que la sigan: https://www.instagram.com/fotografia_marcela_marin


Bibliografía

  • Berv, J. S., & Prum, R. O. (2014). A comprehensive multilocus phylogeny of the Neotropical cotingas (Cotingidae, Aves) with a comparative evolutionary analysis of breeding system and plumage dimorphism and a revised phylogenetic classification. Molecular Phylogenetics and Evolution81, 120-136.
  • Chaves-Campos, J., Arévalo, J. E., & Araya, M. (2003). Altitudinal movements and conservation of Bare-necked Umbrellabird Cephalopterus glabricollis of the Tilarán Mountains, Costa Rica. Bird Conservation International13(1), 45-58.
  • Snow, D.W. (1971). Observations on the Purple-thoated Fruit-crow in Guyana. Living Bird. 10: 5-17.
  • Stiles, F. G., and A. F. Skutch (1989). A Guide to the Birds of Costa Rica. Christopher Helm, London, UK

Share

2 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.